5 formas de tratar la enfermedad de Ménière

El síndrome de Ménière es una enfermedad que provoca disfunción del oído interno y, aunque no existe una cura, es posible recurrir a varios tipos de tratamiento para mejorar los síntomas y evitar el empeoramiento de la enfermedad.

Generalmente, el tratamiento consiste en cambios de hábitos y en el uso de medicamentos que disminuyen el vértigo, como Dimenhidrato, Betaístina o Hidroclorotiazida, por ejemplo. Sin embargo, en los casos en que estos medicamentos no tengan el debido efecto, puede ser necesario recurrir a la cirugía.

La causa de este síndrome no está bien aclarada, pero se cree que surge debido a la acumulación de líquidos en los canales del oído. Se manifiesta con síntomas como vértigos, pérdida de la audición, zumbido, sensación de oído tapado, náuseas y vómitos.

El tratamiento del síndrome de Ménière está orientado por el otorrinolaringólogo, y consiste en:

1. Uso de medicamentos

Los medicamentos más utilizados para tratar el síndrome de Ménière deben ser indicados por el médico, e incluyen:

Antieméticos, tales como meclizina, dimenhidrinato, prometazina o Metoclopramida: se utilizan en el momento de la crisis, como son fármacos que, además de tratar las náuseas, disminuyen mareos causados por el movimiento;

Tranquilizantes, tales como lorazepam y diazepam: Durantes también se utilizan las crisis para reducir la sensación de mareo y vértigo;

Diuréticos como hidroclorotiazida: dado a menudo a reducir la frecuencia y la intensidad de los ataques de vértigo, ya que actúan por la disminución de la acumulación de fluidos dentro de los canales del oído, que es una causa probable de la enfermedad;

Anti-vértigo como la betahistina: utiliza continuamente para controlar y reducir los síntomas de mareos, náuseas, tinnitus y pérdida de audición.

Además, también pueden indicarse otras clases de medicamentos, como vasodilatadores, para mejorar la circulación local, así como corticoides e inmunosupresores, como forma de regularizar la actividad inmune en las regiones del oído.

2. Tratamiento natural

El primer paso para tratar el síndrome de Ménière es con cambios de hábitos, pues son formas de disminuir la cantidad y la intensidad de las crisis.

Así, una de las mejores formas naturales de aliviar y evitar el surgimiento de los síntomas asociados al síndrome de Ménière es hacer una dieta con poco o ninguna sal. Esto sucede porque el cuerpo retiene menos agua, disminuyendo la cantidad de líquidos en el oído que pueden causar el surgimiento de los vértigos y el mareo.

La dieta para el síndrome de Ménière consiste en:

➢Sustituir la sal por hierbas aromáticas;
➢Evitar productos industrializados;
➢Evitar ingerir alimentos salados, como jamón o queso;
➢Optar por comida a la parrilla o asada, para evitar salsas con mucha sal. Ver  más consejos sobre cómo a reducir la ingesta de sal en la dieta. Además, es indicado disminuir el consumo de alcohol, cafeína y nicotina, pues son sustancias irritativas a las estructuras del oído. El estrés también debe ser evitado, pues estimula negativamente el sistema nervioso y puede desencadenar nuevas crisis.

3. Fisioterapia

La fisioterapia es muy importante para quienes sufren de esta enfermedad, y se llama terapia de rehabilitación vestibular.

En este tratamiento, el fisioterapeuta puede recomendar ejercicios que pueden ayudar a disminuir los síntomas de mareo y desequilibrio, mejorando la sensibilidad al movimiento, así como hacer recomendaciones de seguridad para la persona utilizar en momentos de crisis.

4. Inyección de medicamentos en el oído

Este tipo de tratamiento se recomienda cuando las terapias anteriores no tuvieron el efecto deseado. Existen medicamentos que se pueden inyectar en el oído a través de la membrana timpánica para reducir los síntomas de vértigo:

Antibióticos, como Gentamicina: es un antibiótico que es tóxico para el oído y que, por lo tanto, disminuye la actividad del oído afectado en el control del equilibrio, transfiriendo esa función sólo al oído sano;

Corticoides, como Dexametasona: es un corticoide que reduce la inflamación del oído, reduciendo la intensidad de las crisis.

Este tipo de tratamiento sólo se puede hacer en el consultorio de un otorrino especializado en el tratamiento de problemas como el síndrome de Ménière.

5. Cirugía

La cirugía también sólo se indica en los casos en que las otras formas de tratamiento no han tenido efecto en reducir la frecuencia o la intensidad de las crisis. Algunas opciones incluyen:

➢Descompresión del saco endolinfático, que alivia el vértigo por disminuir la producción de fluido o aumentar su absorción;

➢Sección del nervio vestibular, en que se corta el nervio vestibular, resolviendo los problemas de vértigo sin perjudicar la audición;

➢Labirintectomía, que resuelve los problemas de vértigo pero también provoca sordera, por lo que sólo se utiliza en casos en que ya haya pérdida de audición.

El mejor método es indicado por el otorrinolaringólogo, de acuerdo con los principales síntomas presentados por cada persona, como pérdida de la audición o mareo.

Fuente: https://www.tuasaude.com