Alrededor del 1-3% de todos los niños tienen pérdida de audición en mayor o menor medida

Algunos nacen con pérdida de audición y otros la desarrollan después de nacer. En algunos países en vías de desarrollo, por desgracia, el número de niños con pérdida de audición es significativamente más alto debido a la falta de tratamiento de las infecciones de oído.

Causas de la pérdida de audición en niños: La pérdida de audición en niños está causada normalmente por factores genéticos, enfermedades o medicación. La mayor parte de los niños experimentan pérdida de audición temporal en su niñez debido al cerumen o a la otitis media.

Un médico puede tratar la otitis media y el cerumen fácilmente. Pero la otitis media puede conllevar una discapacidad auditiva permanente si se deja sin tratar. La pérdida de audición permanente en niños está causada a menudo por factores genéticos.

Pero esto no quiere decir que uno o ambos padres tengan también problemas de audición. Muchos bebés con pérdida de audición nacen de padres con audición normal, que pueden haber transmitido el problema al ser portadores de genes recesivos.

Las infecciones durante el embarazo, como la rubeola, el citomegalovirus y el herpes pueden causar una pérdida de audición permanente. Los factores que pueden causar pérdida de audición permanente después del nacimiento son traumatismos en la cabeza o infecciones infantiles como la meningitis, la varicela o el sarampión.

Exploración auditiva de recién nacidos

En algunos países se ofrecen exploraciones auditivas a todos los recién nacidos para identificar una posible pérdida de audición. La exploración se lleva a cabo con instrumental especializado, dura unos segundos, no es dolorosa y no daña al recién nacido de ningún modo.

Atención a las señales

Los padres pueden estar atentos a señales que puedan indicar una posible pérdida de audición en niños mayores. La pista más importante es la ausencia o el retraso del habla. Los bebés tienen hitos del desarrollo que los padres pueden vigilar para identificar una posible pérdida de audición. Para los niños mayores hay otras señales. Por ejemplo:

➢Su hijo quiere ver la televisión a un volumen alto
➢Su hijo no responde cuando le habla o pregunta “¿qué?” a menudo
➢Su hijo no presta atención
➢Su hijo tiene problemas para aprender en el colegio

¿Qué debo hacer?

Si sospecha que su hijo podría tener pérdida de audición, debe contactar con su médico de cabecera tan pronto como sea posible.

Fuente: www.hear-it.org