Barbara Muller: “Desde fuera, permaneces igual, pero por dentro es la guerra”.

De repente hubo un chillido penetrante en su oído que no desaparecía, después de unos días, Barbara Muller consideró saltar desde un puente. Al final no lo hizo, pero escribió un libro sobre el tinnitus, su condición.

Después de un sonido intenso durante seis días, Barbara Muller pensó en saltar del puente aterrorizada, si tan solo se deshiciera del enloquecedor ruido. El tinnitus se había apoderado de ella y, por un momento, la muerte parecía una salvación.

El saber de que no hay nada que hacer, lleva a muchos a la locura, la desesperación y el miedo al sonido omnipresente en su oído, sin embargo ella dio paso al espíritu de lucha, investigó su condición y siguió diez tratamientos, además escribió el libro Onbesuisd sobre estas experiencias.

“Escribí este libro para los dos millones de compañeros holandeses, que a menudo se encuentran en un valle profundo. Es un libro sobre encontrar una solución, encontrar el equilibrio y la esperanza. Es un llamado a la ciencia médica: que se investigue más”, señaló Barbara.

Dos millones de holandeses, incluidos muchos niños, sufren de tinnitus. Un penetrante e inexplicable pitido o zumbido en el oído. A veces, esto es causado por un daño auditivo, a veces es un efecto secundario de alguna medicación, a veces es el resultado de un latigazo cervical. También puede ser una reacción a los sonidos estridentes o la radiación de un teléfono móvil.

La ciencia médica aún no tiene respuesta a este sonido fantasma, pero Muller no pudo conformarse con eso. “Saber de que no hay nada que hacer, lleva a muchas personas a la locura”.

Muller encontró su espíritu de lucha nuevamente después de un período difícil. “Solo podía aceptarlo después de haber hecho todo lo posible para luchar contra esta condición”, con este libro espero inspirar a otros pacientes, sé lo asustado, sobre estimulado, desesperado y solitario que puedes estar., desde fuera, permaneces igual, pero por dentro es la guerra”.

Todavía estaba desesperada cuando su médico le recetó unas pastillas para los nervios hace cinco años como el único remedio. “No te preocupes, puedes tener 90 con eso ”, ese era el mensaje. “De esa manera me han tratado, lo escucho de más personas”, tienes miedo y los doctores no pueden aliviar tu sufrimiento, no pueden ayudarte, sólo puedes obtener una receta para oxazepam y antidepresivos”. 

Pero un día ella se imaginó: “No voy a matar a mi personaje”, se levantó y buscó una solución, visitó a diez terapeutas, fue un viaje especial de descubrimiento en el que atrajo sus esperanzas hacia el hombre de hielo, en donde se sumergió en agua helada, bebió té alucinatorio de ayahuasca y roció botox detrás de su oreja. También fue a Ibiza para un tratamiento con láser en sus oídos, del médico alemán Lutz Wilden, y siguió la terapia de biofotones en Yolanda Potting.

Ahora, dos años después, el tinnitus no se ha ido, pero se ha vuelto soportable, ella lo atribuye a la terapia de biofotones, en combinación con el agua helada. Hay un enlace en su sitio web donde las personas pueden escuchar el tinnitus Mullers. “Es comparable al sonido de 70 a 80 decibelios, el volumen de una máquina de afeitar o aspiradora”.

Muller efectuó mucha exploración. “Estoy agradecido por mi camino de curación”, al principio calificó la carga de su tinnitus con un 9 en una escala de 1 a 10, ahora le doy un 6. A través del terapeuta Potting, descubrió que la causa del zumbido en sus oídos es la enfermedad de Lyme.

En su libro “Onbesuisd” recuerda a Gaby Olthuis, quien a los 47 años cometió eutanasia  porque estaba insoportablemente sufriendo de tinnitus. La vida de Muller ha perdido brillo, pero ha conservado suficiente color. “El tinnitus me ha quitado mucho, pero queda suficiente, después de cinco años de luchar, ahora me atrevo a decir que muchas cosas han regresado, ya no busco el ambiente fuera de la puerta, el hogar es mi punto de carga, mi lugar de descanso ”.

Ella siempre tiene tapones para los oídos en el bolsillo para protegerse de más daños auditivos y evita las fiestas con música alta.”Una caja de herramientas contra el tinnitus no existe“, pronto aprendí eso durante mi autoestudio, se aprende a vivir con esto, y eso hizo que el desafío fuera más grande para no dejar que el desaliento ganara”.

Fuente: www.ad.nl