Bomberos demandan a fabricante de sirenas por provocar sordera

Más de 4.000 bomberos denunciaron a Federal Signal Corp. de hacer un producto con un chillido tan agudo que les causó sordera

Un grupo de 4.400 bomberos  —trabajando o ya retirados— de Estados Unidos presentó una demanda contra Federal Signal Corp., el fabricante de las sirenas que usaban sus camiones, acusándole de haberlas hecho con un chillido tan agudo que les causó sordera.

Los litigantes dicen que la compañía no hizo lo suficiente para evitar que el ruido le cause pérdida de audición a los que tienen que manejar en la cabina escuchándolo todos los días. “Llegó un punto en que realmente me dolía la cabeza, era un dolor realmente físico”, dice Joseph Nardone, quien trabajaba en Nueva York.

Aunque lleva más de una década retirado como bombero, Nardone dijo que la pérdida de audición aún le afecta, pues a veces no escucha lo que otros le dicen y no puede acompañar a los demás feligreses en la iglesia.

Los demandantes dicen que la compañía debió haber diseñado la alarma de tal manera que el sonido se proyecte hacia fuera y no hacia el área donde se encuentran los bomberos mientras manejan el camión. El sonido, según los abogados de los demandantes, llegaba a los 120 decibeles, más o menos lo mismo que un concierto de rock. “La compañía tenía los recursos y los medios de hacer algo al respecto, y no lo hizo”, dijo Nardone, de 73 años.

Federal Signal dijo que limitar el sonido de una sirena va en contra de su propósito: advertir a conductores y transeúntes que un camión de bomberos se está tratando de abrir paso. Añade que siempre ha estado a favor de la recomendación que los mismos departamentos de bomberos le instruyen a sus empleados: ponerse protectores en los oídos.

Las demandas, que comenzaron a surgir hace más de una década, han sido introducidas por bomberos en Nueva York, Filadelfia, Boston, New Jersey y Chicago, según el abogado Marc Bern.

En documentos presentados con autoridades, la compañía asevera que los jurados han fallado a su favor en más de media docena de demandas que han sido introducidas.

En algunos casos la empresa ha llegado a arreglos extrajudiciales sin admitir culpa alguna. En el arreglo más abultado, que se remonta al 2011, la compañía debió pagar US$3,6 millones a 1.069 bomberos por demandas iniciadas en Filadelfia.

Bern dijo que Federal Signal debió haber colocado filtros de ruido a fin de que el sonido se proyecte hacia fuera. “Obviamente no es necesario que el ruido de la sirena se escuche hasta el asiento de atrás del camión”, comentó.

Añadió que “si hay un conductor que está detrás de un camión de bomberos y no ve que se trata de un camión rojo, enorme, con las luces girando, pues hay algo que no está bien con ese conductor”.

Fuente: Reuters