El lado oscuro del ruido blanco

Una revisión recién publicada en la revista JAMA Otolaryngology cuestiona si los generadores de ruido blanco – cajas que producen sonido estático y con frecuencia se recomiendan para la relajación, el sueño y el enmascaramiento de otros ruidos en el lugar de trabajo y la terapia de tinnitus: puede estar haciendo más daño que bien. 

El artículo está escrito por neurocientíficos afiliados a la Universidad de California en San Francisco y con Posit Science , el creador del entrenamiento cerebral en línea BrainHQ .


El ruido blanco es una señal aleatoria que tiene intensidades iguales a través de las frecuencias, lo que lo hace ideal para enmascarar o bloquear otros ruidos, por ejemplo, en el lugar de trabajo o al intentar dormir. También se recomienda con frecuencia para pacientes con tinnitus, un zumbido persistente en los oídos.

El tinnitus afecta a aproximadamente 50 millones de estadounidenses y es grave e incapacitante en aproximadamente 2 millones. No hay cura, ni ningún curso de tratamiento ampliamente aceptado para el tinnitus.

Los generadores de ruido blanco primero ganaron popularidad en la década de 1960.

“En los últimos 50 años, los científicos del cerebro han aprendido mucho sobre la plasticidad cerebral: cómo los sensores y otras aportaciones cambian el cerebro de forma química, estructural y funcional”, dijo la autora principal, la Dra. Mouna Attarha. “El aumento de la evidencia muestra que el cerebro se reconecta de manera negativa cuando recibe información aleatoria, como el ruido blanco.

La inhibición neural (la capacidad de filtrar información no importante) se reduce; los tiempos de integración temporal (qué tan rápido el cerebro procesa las señales que cambian rápidamente) se alargan; y las representaciones corticales (cómo se representa la información en el cerebro) pierden precisión “.

Estos cambios desadaptativos en el cerebro tienen consecuencias que, con el tiempo, ponen en peligro otros sistemas del cerebro, incluida la velocidad de procesamiento, la atención, la memoria y la función ejecutiva.

Los estudios sobre el impacto del ruido no estructurado en el tinnitus también exigen precaución en su uso como terapéutico. Los autores escriben que tales estrategias pueden estar “conduciendo a los cerebros de los pacientes más hacia, en lugar de alejarse del, estado patológicodesinhibidor que durante mucho tiempo se ha asociado con el tinnitus”.

Como una forma alternativa de la terapia de sonido, los autores recomiendan explorar el uso de sonidos estructurados, como la música y el habla, para enmascarar o cubrir los sonidos fantasmas que los pacientes de tinnitus escuchan en la cabeza. Este enfoque puede tener ninguno de los efectos negativos sobre la integridad estructural y funcional del cerebro.

Los autores citan un estudio de 40 personas de 2017, llevado a cabo en la Universidad de Washington en St. Louis, utilizando ejercicios auditivos que se encuentran en BrainHQ. La resonancia magnética en ese estudio mostró fortalecimiento en las áreas asociadas con el control y la atención.

En una evaluación cualitativa, el 50 por ciento de los participantes informaron mejoría en comparación con el 15 por ciento en el control, sin una diferencia significativa entre los grupos en las medidas cognitivas y conductuales autoinformadas. La comercialización de BrainHQ para el tinnitus está sujeta a futuras investigaciones y aprobaciones regulatorias.


La revisión concluye que un entorno ruidoso produce un cerebro ruidoso. La resolución efectiva del tinnitus requerirá programas basados ​​en neuroplasticidad que pueden remodelar y restaurar la organización del cerebro. “Solo entonces”, señalan los autores, “no haremos ningún daño”.

Fuente: https://globenewswire.com

Leer más: https://www.infoacufenos.com/2018/09/el-lado-oscuro-del-ruido-blanco.html#ixzz5QQod3kn0