El riesgo de aguantarse un estornudo

La revista médica BMJ Case Reports se ha hecho eco de un caso que ilustra el riesgo para la salud que implica aguantarse un estornudo. En este caso, esta retención causó un importante trauma en la garganta del protagonista, residente en el Reino Unido. Pero en muchas ocasiones, la afectación se produce en el oído. De hecho, un estornudo puede impulsar las gotas mucosas a una velocidad de 160 kilómetros por hora. Si se retiene, ese aire presurizado tendrá que ir a alguna parte.

La propia revista recuerda que se han dado casos en los que el efecto de aguantarse un estornudo ha provocado daños en el oído medio y hasta la ruptura del tímpano.

El doctor Stuart Ross, médico del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Británico y que dirige una investigación sobre los efectos de la alergia, también advierte sobre el riesgo de reprimir un estornudo. Ross señala además que el aumento de presión en la nariz y la garganta puede, al pasar al oído, favorecer el ingreso de bacterías y desencadenar una infección.

 

Fuente: iprofesional.com