Estudio revela la función de un misterioso componente del oído interno

La parte más interna del oído humano es esencial para la audición y el equilibrio. Está formado por una compleja serie de cavidades conectadas llenas de líquido. Para que el oído interno funcione correctamente, el cuerpo necesita regular de forma precisa la presión creada por el líquido dentro de sus cavidades.

Una estructura conocida como saco endolinfático, que es una cámara similar a un globo conectado al resto del oído interno por un tubo delgado, ayuda con esta regulación. Sin embargo, los científicos aún no están seguros de cómo exactamente el saco cumple su función.

Una simple inyección puede minimizar la pérdida de audición provocada por ruidos fuertes

A fin de tener una mejor compresión al respecto, un equipo de científicos realizó una investigación que reveló con precisión cómo el saco endolinfático cumple su función presoreguladora.

El oído interno se compone de varias estructuras que están interconectadas y llenas de un líquido especializado que se mueve en respuesta a las ondas de sonido o al movimiento de la cabeza. Estos movimientos fluidos sutiles son detectados por las células sensoriales y convertidos en señales neuronales para que el cerebro las procese.

El estudio del oído interno es difícil porque está encerrado en uno de los huesos más densos del cuerpo. Sin embargo, muchos otros animales también tienen oídos internos, desde peces hasta aves y mamíferos.

Particularmente, en los embriones de pez cebra el oído comienza a trabajar antes de que se formen los huesos que lo rodean, haciendo que la estructura sea accesible; de este modo, utilizando técnicas de inyección de tinta y microscopía de vanguardia, los investigadores examinaron el oído interno de estos pequeños peces.

Los experimentos mostraron que cuando aumenta la presión en el oído interno, el saco endolinfático se llena lentamente con el líquido del oído, y luego se desinfla rápidamente.

Al analizar los detalles de estos ciclos de inflación y deflación, los investigadores descubrieron que las células que forman el saco tienen espacios entre ellas. Una aleta cubre estos espacios para mantener el líquido adentro, pero bajo presión, la aleta se abre y el líquido puede escapar. Estos resultados muestran que el saco endolinfático funciona como una válvula de alivio de presión para el oído interno.

Así es como las células encarcelan virus en jaulas proteicas y evitan su propagación

Los hallazgos revelan un mecanismo biológico único para mantener la presión y composición del fluido, y pudieran servir para el desarrollo de tratamiento de trastornos que involucran defectos en la presión del oído interno como la enfermedad de Meniere, una afección caracterizada por vértigo, pérdida de audición y zumbido en los oídos.

Adicionalmente, los resultados también podrían ayudar a los investigadores a estudiar el control de la presión en otros órganos, como los ojos y los riñones, que también tienen cavidades llenas de líquido.

Referencia: Lamellar projections