Investigadores encuentran un remedio potencial que podría restaurar la audición para millones

Investigadores de USC y Harvard han desarrollado un nuevo enfoque para reparar las células en el interior del oído, un remedio potencial que podría restaurar la audición para millones de personas mayores y otras personas que sufren pérdida de audición.

El estudio de laboratorio demuestra una nueva forma de que un medicamento se enfoque en los nervios y las células dañadas dentro del oído. Es un remedio potencial para un problema que aflige a dos tercios de las personas mayores de 70 años y al 17 por ciento de todos los adultos en los Estados Unidos.

“Lo nuevo aquí es que descubrimos cómo administrar un fármaco en el oído interno para que permanezca fijo y haga lo que se supone que debe hacer, y eso es novedoso”, señaló Charles E. McKenna, uno de los autores correspondiente del estudio y profesor de química en USC Dornsife College of Letters, Arts and Sciences.”

Dentro de esta parte del oído, constantemente hay un fluido que barre las drogas disueltas, pero nuestro nuevo enfoque aborda ese problema. Este es el primero para la pérdida de audición y el oído. También es importante porque puede ser adaptable para otras drogas que necesita ser aplicado dentro del oído interno”.

El documento fue publicado el 4 de abril en la revista Bioconjugate Chemistry. McKenna fue coautor junto con David Jung de Harvard Medical School, entre otros. Es el último logro en el programa prioritario de USC para el avance de la biomedicina, incluido el reciente lanzamiento del USC Michelson Center for Convergent Bioscience.

El Centro Michelson une a los expertos de USC en todas las disciplinas para resolver algunos de los desafíos de investigación más complejos relacionados con la salud a nivel molecular. La instalación albergará el nuevo Centro de Excelencia de USC en Drug Discovery, con McKenna como su director.

La investigación se realizó en tejidos animales en una placa de Petri. Todavía no se ha probado en animales vivos o humanos. Sin embargo, los investigadores tienen esperanzas dadas las similitudes de las células y los mecanismos implicados.

McKenna dice que dado que la técnica funciona en el laboratorio, los hallazgos proporcionan “evidencia preliminar fuerte” que podría funcionar en criaturas vivas. Ya están planeando la siguiente fase que involucra animales y pérdida de audición.

El estudio abre nuevos caminos porque los investigadores desarrollaron un nuevo método de entrega de medicamentos. Específicamente, se dirige a la cóclea, una estructura parecida a un caracol en el oído interno donde las células sensibles transmiten el sonido al cerebro.

La pérdida de audición ocurre debido al envejecimiento, al trabajar con máquinas ruidosas y demasiados conciertos ruidosos. Con el tiempo, las células sensoriales y los paquetes de neuronas que transmiten sus vibraciones se rompen, al igual que las sinapsis tipo cinta, que conectan las células.

Los investigadores diseñaron una molécula que combina 7,8-dihidroxiflavona, que imita una proteína fundamental para el desarrollo y la función del sistema nervioso, y bisfosfonato, un tipo de medicamento que se adhiere a los huesos.

El emparejamiento de los dos proporcionó la solución innovadora, dijeron los investigadores, cuando las neuronas respondieron a la molécula, regenerando las sinapsis en el tejido del oído del ratón que condujo a la reparación de las células ciliadas y las neuronas, que son esenciales para la audición.

“No estamos diciendo que sea una cura para la pérdida de audición”, afirmó McKenna. “Es una prueba de principios para un nuevo enfoque que es extremadamente prometedor. Es un paso importante que ofrece muchas esperanzas”.

Se proyecta que la pérdida auditiva aumentará a medida que la población de EE. UU. Envejezca. Investigaciones previas han demostrado que se espera que la pérdida auditiva casi se duplique en 40 años.

Los daños en el oído interno pueden provocar “pérdida de audición oculta”, lo que dificulta oír susurros y sonidos suaves, especialmente en lugares ruidosos. La nueva investigación da esperanza a muchos con la esperanza de evitar la pérdida de audición y la calidad de vida.

Fuentes: www.news-medical.nethttps://www.usc.edu