La lucha del músico Huey Lewis destaca la enfermedad de Ménière

Las noticias recientes que revelan la lucha del músico Huey Lewis con la enfermedad de Ménière han puesto de relieve el desorden neurológico. 

Los síntomas, que incluyen ataques impredecibles de mareos, pérdida de la audición y zumbidos en los oídos, pueden empeorar progresivamente con el tiempo y pueden interferir en gran medida con el trabajo, la conducción y las actividades diarias.

Nancy Jackson, de 60 años, de Aurora, Ill., Experimentó por primera vez los síntomas de la enfermedad de Ménière hace unos ocho años. Inicialmente, los incidentes solo ocurrían algunas veces al año, pero el vértigo era extremo y se acompañaba de náuseas y vómitos.

Me dejaría inconsciente durante todo el día”, señaló Jackson. “La habitación giraba y la única forma de detenerla era cerrar los ojos y acostarme”.

Al principio ella atribuyó los síntomas a las alergias, pero a medida que se volvían más frecuentes, a veces ocurriendo casi todos los días, buscaba consejo médico.

Según Andrew Fishman, MD, director de neurotología y cirugía de base craneal en Northwestern Medicine Central DuPage Hospital, se desconoce la causa exacta de la enfermedad de Ménière, sin embargo, se cree que está relacionada con la presión y los fluidos en el oído interno.

“Las membranas del oído interno se hinchan y explotan causando que los fluidos se confundan y la señal para que el equilibrio se vuelva loco”, explicó el Dr. Fishman. “Suele ocurrir solo en un oído y los pacientes a menudo describen un zumbido y sensación de plenitud en el oído y pérdida progresiva de la audición”.

Para algunos pacientes, como George Janke de Batavia, los síntomas también incluyen migrañas severas y problemas de equilibrio. “Primero pensé que era solo una infección en el oído, pero siguió empeorando”, comentó Janke. “Cuando el medicamento contra la migraña no funcionó, decidí que era hora de la cirugía vestibular”.

Para confirmar que el trastorno del equilibrio es un trastorno vestibular (oído interno), una de las herramientas que Northwestern Medicine Central DuPage Hospital utiliza es la prueba de silla giratoria. Durante las pruebas, una silla gira lentamente mientras un examinador mide la capacidad del paciente para rastrear visualmente un objeto.

“El oído interno es esencialmente un giroscopio que ayuda a dirigir los ojos mientras la cabeza se mueve”, agregó el Dr. Fishman. “Si tienes un problema con el nervio vestibular, los ojos no se moverán correctamente”. Las herramientas de diagnóstico adicionales incluyen pruebas de audición, pruebas de discriminación del habla, Electrococleografía (ECoG), CT y MRI.

La primera línea de tratamiento es reducir la ingesta diaria de sal y prescribir un diurético oral para reducir la presión en el oído. Según el Dr. Fishman, aproximadamente el 80% de los pacientes con enfermedad de Ménière puede controlar los síntomas cambiando a una dieta baja en sodio.

Para el 20 por ciento que no responde, el tratamiento puede incluir terapia física vestibular o inyectar corticosteroides y otras quimioterapias en el tímpano, o el oído medio, a través del tímpano. Si los síntomas son severos y persistentes, la cirugía puede ser una opción.

Jackson y Janke optaron por someterse a una sección del nervio vestibular. El procedimiento consistió en cortar el nervio que conecta los sensores de equilibrio y movimiento en el oído interno con el cerebro. Ambos también tenían una cirugía de implante de audífono con anclaje óseo para rehabilitar la pérdida auditiva asociada en el oído afectado.

Mientras que los ataques de vértigo se curaron por completo, Jackson y Janke inicialmente experimentaron algunos problemas de equilibrio. Con la ayuda de la terapia física, han aprendido a adaptarse y una vez más pueden disfrutar de una vida plena. Janke está encantada de volver a conducir y Jackson espera enseñarle crochet a los estudiantes de secundaria en el campamento de verano.

“Recuperé mi vida. Ya no tengo que vivir con miedo de que los mareos te golpeen”, expresó Jackson.

La enfermedad de Ménière generalmente comienza entre las edades de 20 y 50 años. El Instituto Nacional de Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación (NIDCD) estima que aproximadamente 615,000 personas en los Estados Unidos están actualmente diagnosticadas con la enfermedad de Ménière y que 45,500 casos son diagnosticados recientemente cada año.

Fuentes: www.nm.orgwww.news-medical.net