La mitad de auriculares infantiles permiten un exceso de volumen

Un estudio realizado por el portal The Wirecutter, perteneciente al diario The New York Times, ha analizado 30 modelos de auriculares infantiles. Y el resultado ha sido revelador: sólo la mitad cumplian con la restricción de volumen que prometían. Es más, en muchos casos sobrepasan con creces los 85 decibelios.

El modelo Kidz Gear Bluetooth (que también incluye cable), por ejemplo, puede llegar hasta los 114,4 decibelios, un volumen que sería peligroso para el oído.

Y no solo se trata de un volumen alto: el problema es que la relación entre el aumento de decibelios y el sonido no es lineal. Por ejemplo, entre 70 y 80 decibelios el volumen se duplica, pero entre 70 y 90 se escucha cuatro veces más fuerte.

“Los fabricantes de auriculares infantiles no están interesados en la salud auditiva de su hijo, dijo a The New York Times el doctor Blake Papsin, jefe de Otorrinolaringología del Hospital de Niños Enfermos, de Toronto, Canadá. Y sentenció: “Están interesados en vender productos, y algunos no son buenos (para su salud)”.

Según la lista elaborada por The Wirecutter, el mejor audífono para niños es el modelo Puro BT2200. No obstante, los especialistas recomiendan retrasar lo máximo posible el uso de auriculares en niños.
 

Fuente: Economía y Negocios / viviendoelsonido