La pérdida de audición inducida por ruido entre músicos profesionales

Los músicos profesionales experimentan pérdida de audición, tinnitus y dolor en el oído, según un estudio iraní.

Los músicos profesionales están más expuestos a sonidos altos que muchos otros. Debido a esta exposición a sonidos de alta intensidad, los músicos corren mayor riesgo de pérdida de audición inducida por ruido. La exposición al ruido es una de las principales causas de pérdida de audición neurosensorial.

Un estudio iraní entre músicos profesionales ha revelado que el 42,2% tenía muescas audiométricas en un oído (pérdida de audición unilateral) y el 1,2% tenía muescas audiométricas en los dos oídos (pérdida de audición bilateral). Las muescas eran más frecuentes en músicos con mayor experiencia profesional.

La frecuencia de las muescas en uno o ambos oídos era del 46,3% en hombres y del 23,8% en mujeres. Solo el 2% de los participantes usaba dispositivos protectores de la audición.

Violinistas

El estudio afirmó que la frecuencia de pérdida de audición en el oído izquierdo entre violinistas era mayor del esperado, en concreto de 41,7% en comparación a 27,5%.

Tinnitus y dolor en el oído

El estudio también halló que el 51% experimentaba tinnitus después de actuaciones y el 28% experimentaba dolor en el oído durante las actuaciones.

El estudio

El estudio se llevó a cabo entre 125 músicos tradicionales y/o de pop iraníes con al menos cinco años de experiencia profesional. El estudio consistió en un cuestionario y un examen clínico de los niveles del umbral de audición.

Cada exposición al ruido ocupacional se calculó multiplicando el número de los años de exposición por las horas de exposición a la semana.

El estudio “Noise induced hearing loss among professional musicians” (“La pérdida de audición inducida por ruido entre músicos profesionales”) se publicó en la revista Journal of Occupational Health en 2017.

Con información de Heart-it, https://www.hear-it.org/es/la-perdida-de-audicion-inducida-por-ruido-comun-entre-musicos-profesionales, Fuente: Journal of Occupational Health, Vol 59, 2017