Los jóvenes de EEUU siguen arriesgando su audición

El último estudio de Hear the World Foundation revela lagunas en nuestro conocimiento acerca de la pérdida auditiva así como de las consecuencias potenciales para nuestros oídos.

Los jóvenes estadounidenses se están exponiendo a un elevado riesgo de pérdida auditiva con un 60% de adolescentes y de adultos jóvenes que dicen escuchar por lo menos una hora de la música al día a través de los auriculares, de los cuales un 15% lo hace a volúmen muy alto o máximo.

Entre los fascinantes hallazgos sobre nuestro comportamiento de escucha descubiertos gracias al estudio “Cómo oye el mundo”, llevado a cabo por la Hear the World Foundation está el dato de que del 88% de los estadounidenses interrogados consideran que importante una buena audición, solo un 9% toma medidas para protegerse del ruido diario.

La Fundación ha tratado esta cuestión en el marco del estudio internacional sobre hábitos auditivos titulado “Cómo oye el mundo”. La encuesta se centra en nuestro comportamiento de escucha y en hasta qué punto estamos sensibilizados sobre la pérdida auditiva.

Resumen de los resultados:

  • El 60% de los adultos jóvenes (16-24) examinados en los EEUU pasan por lo menos una hora al día escuchando música a través de auriculares y el 34% pasan dos horas o más. Este dato solo lo superan los jóvenes brasileños, de los cuales un 64% pasa por lo menos una hora escuchando música con auriculares diariamente, con un 18% que lo hace durante más de cuatro.
  • El 15% de los jóvenes americanos examinados (16-24) arriesga su audición escuchando música a través de los auriculares a un volumen muy alto o máximo. Sin embargo, el sentido común parece aumentar con la edad: Mientras que el 11% de jóvenes entre 25 y 34 escucha música muy alta o al máximo, entre los 35 y los 55 años, la cifra es apenas del 5%. Alemania y Brasil lideran en la categoría de edad 16-24 con el 18% y el 16% que escucha música y a volumen muy alto, respectivamente.
  • Solo un 9% de los encuestados estadounidenses dijo proteger siempre sus oídos contra el ruido cotidiano (incluyendo el provocado por tráfico, aviones y obras), por ejemplo a través de tapones o bien tapándose los oídos. Un 24% de dichos interrogados lo hace solo ocasionalmente y el 68% nunca se protege los oídos. Con solo un 8%, los suizos resultan ser quienes menos se protegen del ruido diario.
  • El 58% de los americanos examinados consideran que una buena audición es muy importante, con un 30% que la juzga importante. Los brasileños parecen ser los más concienciados sobre la salud a este respecto, con un 86% que declara que una buena audición es muy importante. Esto resulta ampliamente contradictorio con su comportamiento de escucha.
  • Solo el 38% de los americanos estudiados eran conscientes de que la pérdida de audición es irreversible. Los menores niveles de sensibilización se encontraron en China, donde solo un 14% saben que las células pilosas del oído interno no pueden repararse.
  • En todos los países examinados se ha encontrado una gran incertidumbre sobre si la pérdida auditiva está relacionada con la edad. El 15% de los americanos examinados manifestó creer que la pérdida de oído afecta solamente a los ancianos, y un 22% declaró que la pérdida auditiva puede afectar a cualquier persona. Lo cierto es que el proceso de envejecimiento es de hecho la causa más frecuente de la pérdida de oído, y es que más de la mitad de nosotros la padecerá a partir de los 80 años. La segunda causa más común de la pérdida auditiva es el ruido diario, algo de lo que las personas podemos fácilmente protegernos.

“Los resultados de este estudio son muy preocupantes aunque, basándome en mi experiencia clínica con niños y jóvenes adultos, no me soprenden en absoluto”, manifiesta el Dr. Jace Wolfe, director de Audiología e Investigación, Hearts for Hearing Foundation (Oklahoma City, OK, EEUU). “A menudo vemos a adolescentes con pérdida auditiva que antes solo se observaba en personas de mediana edad o ancianos o en quienes trabajan en entornos industriales o militares sometidos a altos niveles de ruido. La configuración de su pérdida auditiva apunta de manera importante hacia el ruido como causa, y al preguntarles sobre su historia otológica, casi todos declaran escuchar con frecuencia música a volumen alto a través de auriculares. “Sin embargo, debo decir que me anima el hecho de que este estudio ha encontrado una relación directa entre los comportamientos de escucha de la gente y su nivel de sensibilización con la pérdida auditiva y los peligros de exposición a altos niveles de ruido”, comentó. “Obviamente, es imprescindible que los profesionales de salud sensibilicen sobre la importancia de la buena audición y de la preservación auditiva para prevenir pérdidas de oído innecesarias y los efectos permanentes e importantes asociados a estas”.

Fuente: Hear the World Foundation