Los perjuicios del ruido en la audición aumentan la mortalidad por infartos

Si hasta ahora en los gabinetes auditivos se podía concienciar a las personas con presbiacusia o hipoacusia de que esta falta de estimulación sensorial acelera el deterioro cognitivo y envejece el cerebro, ahora hay un dato que todavía asusta más.

Según las conclusiones del tercer estudio sobre el ruido ambiental realizado por GAES, la aseguradora DKV y la fundación ecologista Ecodes, se ha constatado una mayor morbilidad (tasa de muertes) por infarto de miocardio y enfermedades cardiovasculares -un 6,6% en mayores de 65 años- o también respiratorias entre la población sometida a un exceso de ruido que incide en su salud auditiva.

Así lo expusieron en rueda de prensa conjunta Antonio Gassó, consejero delegado de GAES; Jesús de la Osa, autor del informe, que citó como fuentes, entre otras, varios estudios sanitarios y estadísticas también de urgencias hospitalarias relacionadas con este problema audiológico; Josep Santacreu, consejero delegado de DKV; y Javier Ángel Rupérez, presidente de ECODES.

Las conclusiones generales del trabajo son, entre otras, que uno de cada cuatro españoles no puede dormir por el ruido ambiental y que nueve millones de personas soportan niveles superiores a los 65 dB que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En este caso, la investigación se centró en la ciudad de Madrid, donde como también ocurría en Barcelona y en el conjunto del país, la percepción de los individuos es que el ruido importante es el del ocio nocturno, los vecinos, la música, las obras… cuando en realidad, el principal factor causante es el tráfico rodado. Gassó también reveló que se pierden 1,6 millones de años de vida saludable por el ruido, un concepto de salud que utilizan los expertos internacionales. Y estimó que la mitad de los casos de afectados por este problema se podrían paliar con medidas preventivas como el uso de protectores auditivos.

Fuente: Audio Infos