Mayor riesgo de demencia y discapacidad con pérdida de audición no tratada

Un estudio francés ha descubierto que la pérdida de audición no tratada conlleva un mayor riesgo de demencia y discapacidad. 

El estudio también muestra que el uso de audífonos elimina este riesgo incrementado. Los hombres con pérdida de audición también tenían un riesgo mucho mayor de depresión si no usaban audífonos.

Un extenso estudio francés, que ha realizado un seguimiento de casi 3.800 personas en un periodo de 25 años, ha hallado que los mayores que dicen tener pérdida de audición y no usan audífonos corren un riesgo mucho mayor de sufrir demencia y discapacidad que las personas que tienen pérdida de audición y usan audífonos y las personas que no tienen pérdida de audición.

El uso de audífonos eliminaba el mayor riesgo tanto de demencia como de discapacidad, según el estudio. Para las personas que usaban audífonos, no había un riesgo mayor en comparación a las personas que aseguraban no tener pérdida de audición.

Demencia

El estudio halló que las personas que dijeron tener pérdida de audición y no usaban audífonos tenían un riesgo significativamente mayor de desarrollar demencia que las personas con audición normal o las que tenían pérdida de audición y usaban audífonos. El riesgo se incrementaba en un 21%. Si la persona usaba audífonos, no había diferencia respecto a las personas sin pérdida de audición.

Discapacidad

Según el estudio, una pérdida de audición no tratada también incrementaba el riesgo de tener una discapacidad. En el estudio, entre las personas con pérdida de audición que no usaban audífonos existía un riesgo incrementado de 28% en actividades cotidianas como bañarse y vestirse, y un 13% de riesgo incrementado de peligro en cuanto a actividades instrumentales como el uso del teléfono, gestión de medicación y dinero, compras y transporte. De nuevo, las personas que tenían una pérdida de audición y usaban audífonos no tenían un riesgo incrementado en comparación a personas sin pérdida de audición.

Depresión

Entre los hombres que decían tener pérdida de audición y no usaban audífonos, el estudio decubrió que había un riesgo mayor (43%) de desarrollar síntomas de depresión que para las personas sin pérdida de audición o los usuarios de audífonos. No se detectó un riesgo incrementado de depresión en mujeres.

Hallazgos previos

Hallazgos previos que usaron los mismos datos y la misma población han revelado que la pérdida de audición autoevaluada reportada está asociada con el declive de la capacidad cognitiva en adultos mayores y que el uso de audífonos elimina casi por completo este declive cognitivo.

El estudio

Los hallazgos están basados en un estudio epidemiológico francés (el estudio PAQUID) con una muestra de 3.777 individuos de 65 años o más que recibieron seguimiento durante unos 25 años. La catedrática Hélène Amieva fue la investigadora líder del estudio.

El estudio “Death, Depression, Disability and Dementia associated with self-reported Haring Problems: A-25-year Study” se publicó en la revista Journals of Gerontology: Medical Sciences en enero de 2018.

Fuentes: www.hear-it.org  PubMed y Journals of Gerontology: Medical Sciences