Niños con implante coclear aprenden las palabras más rápido que los niños con audición normal

Durante muchos años, los científicos trataron de encontrar un reemplazo perfecto para el oído interno dañado o displásico. 

Los implantes cocleares reciben un sonido, lo convierten en estímulos eléctricos y envían estos impulsos directamente al nervio auditivo, lo que les brinda a los niños con discapacidad auditiva la posibilidad de conectarse al mundo de los sonidos y los ruidos.

Hasta ahora se ha asumido que estos niños alcanzan el nivel de lenguaje de los niños con audición normal mucho más tarde. Estudios previos demostraron que, desde el momento en que se implanta el dispositivo, los niños necesitan más tiempo para alcanzar los pasos importantes de aprendizaje de su lengua materna, por ejemplo, poder distinguir el ritmo de su lengua materna de la de otro idioma.

Esto podría implicar que los hitos de desarrollo necesarios para comenzar la escuela también se retrasan, aunque alcanzan todas las demás etapas de desarrollo necesarias.

Un estudio actual en el Instituto Max Planck de Ciencias Cognitivas y Cerebrales Humanas (MPI CBS) en Leipzig y el Centro Médico Universitario de Dresden ha revelado algo diferente:

Observamos que cuando los niños sordos obtienen sus implantes, aprenden palabras más rápido que aquellos con audición normal. En consecuencia, construyen ciertos charcos de palabras más rápido “, señala Niki Vavatzanidis, primer autor del estudio subyacente y científico de MPI CBS y del University Medical Center Dresden”. 

Normalmente, los niños necesitan catorce meses para reconocer de manera confiable que los objetos conocidos tienen un nombre incorrecto. Los niños con una cóclea artificial ya podían hacerlo después de doce meses.

La razón de este hallazgo podría ser que los niños con implantes cocleares son mayores cuando se exponen por primera vez al lenguaje hablado. Aquellos con audición normal aprenden aspectos del lenguaje, como el ritmo y la melodía de su lengua materna, desde el nacimiento e incluso en el útero.

En niños sordos, esto solo comienza en el momento de su reemplazo coclear, a la edad de uno a cuatro años. En este momento, ciertas estructuras cerebrales necesarias para la adquisición del lenguaje ya están bien desarrolladas.

No es solo la memoria, sino también el conocimiento más amplio sobre su entorno lo que está más formado. Ya conocen los objetos en su entorno y han acumulado categorías semánticas no lingüísticas”, afirma Vavatzanidis. Por ejemplo,

Los neurocientíficos examinaron estas relaciones con la ayuda de treinta y dos niños con implante coclear en ambos oídos. Llevaron a cabo una prueba después de los doce, dieciocho y veinticuatro meses después de la implantación que puso a prueba su capacidad para reconocer palabras: a los participantes del estudio se les mostraron imágenes de los objetos que se nombraron correctamente o incorrectamente.

Paralelamente, el científico analizó las actividades cerebrales de los pequeños mediante electroencefalografía (EEG). Si los investigadores detectaron un efecto en el EEG conocido como N400, sabían que el niño registró la palabra incorrecta. Esto significa que establecieron una conexión estable entre los objetos y sus nombres. Habían aprendido la palabra.

“Los niños con implantes cocleares pueden ayudarnos a comprender los procesos generales de adquisición del lenguaje y determinar qué pasos individuales dependen de la edad”, explica Angela D. Friederici, líder del estudio y directora de MPI CBS.

“Ahora sabemos que la edad no afecta la rapidez con que los niños aprenden palabras. Por el contrario, parece que se ponen al día, incluso si anteriormente estaban en desventaja”.

Los próximos estudios deberían centrarse ahora en por qué algunos de los niños afectados, a pesar de estos hallazgos, luchan por alcanzar el nivel de sus contemporáneos con una audición normal.

Fuentes: https://www.news-medical.nethttp://www.cbs.mpg.de