Nuevo estudio agrega más evidencia al vínculo entre la pérdida de audición y el deterioro cognitivo.

Un nuevo estudio dirigido por investigadores en Brigham and Women’s Hospital se suma a una creciente evidencia de que la pérdida de audición está asociada con un mayor riesgo de deterioro cognitivo. Estos hallazgos sugieren que la pérdida de audición puede ayudar a identificar a las personas con mayor riesgo de deterioro cognitivo y podría proporcionar información para una intervención y prevención más tempranas.

 

La demencia es un desafío importante para la salud pública que continúa creciendo. No existe cura y no existen tratamientos efectivos para prevenir la progresión o revertir el curso de la demencia”, dijo la autora principal, Sharon Curhan, MD, MSc, médica y epidemióloga en el División de Channing para la medicina de la red en el Brigham. 

“Nuestros hallazgos muestran que la pérdida de audición se asocia con un nuevo inicio de preocupaciones cognitivas subjetivas que pueden ser indicativas de cambios tempranos en la cognición. Estos hallazgos pueden ayudar a identificar personas con mayor riesgo de deterioro cognitivo”.

Curhan y sus colegas realizaron un estudio longitudinal de ocho años entre 10,107 hombres de 62 años de edad en el Estudio de Seguimiento de Profesionales de la Salud (HFPS, por sus siglas en inglés). Evaluaron los puntajes subjetivos de la función cognitiva (SCF) según las respuestas a un cuestionario de seis ítems administrado en 2008, 2012 y 2016. La disminución del SCF se definió como un nuevo informe de al menos una preocupación del SCF durante el seguimiento.

El equipo encontró que la pérdida de audición se asoció con un mayor riesgo de deterioro cognitivo subjetivo. En comparación con los hombres sin pérdida de audición, el riesgo relativo de deterioro cognitivo fue 30 por ciento más alto entre los hombres con pérdida de audición leve, 42 por ciento más alto que los hombres con pérdida de audición moderada y 54 por ciento más alto entre los hombres con pérdida de audición severa pero que no usaron audífonos.

Los investigadores estaban interesados ​​en ver si los audífonos podrían modificar el riesgo. Aunque se encontró que entre los hombres con pérdida auditiva severa que usaban audífonos, el riesgo de deterioro cognitivo era algo menor (37 por ciento más alto), no fue estadísticamente diferente del riesgo entre los que no usaron audífonos. Los autores señalan que esto puede deberse a un poder limitado o podría sugerir que si realmente existe una diferencia, la magnitud del efecto puede ser modesta.

Los autores también señalan que el estudio se limitó a profesionales de la salud masculinos blancos predominantemente mayores. Esto permitió un mayor control de la variabilidad, pero sería útil realizar más estudios en poblaciones adicionales. Además, el estudio se basa en la pérdida auditiva autonotificada y en las medidas subjetivas de la función cognitiva. En el futuro, el equipo planea investigar las relaciones entre la pérdida auditiva autoinformada, el cambio en los umbrales auditivos audiométricos y los cambios en la cognición en mujeres que utilizan varias medidas de evaluación diferentes.

“No está claro si existe una asociación temporal entre la pérdida de audición y el deterioro cognitivo y si esta relación es causal”, dijo Curhan. “Planeamos realizar estudios longitudinales adicionales sobre la relación entre la pérdida auditiva y la cognición en mujeres y en poblaciones más jóvenes, lo cual será informativo”.

Fuentes: http://www.brighamandwomens.org – https://www.news-medical.ne

Leer más: https://www.infoacufenos.com/2019/01/nuevo-estudio-agrega-mas-evidencia-al.html#ixzz5hXJuz9KW