¿Tinnitus? No, es una polilla en tu oído

Una mujer que sufría de un agonizante ruido en su oído describió su horror cuando descubrió que la causaba una polilla.

Patricia McLeod, de 59 años, estaba durmiendo en su casa de Midlothian cuando comenzó el zumbido. Ella saltó de la cama y despertó a su esposo, Graham, quien le dijo que tratara de volver a dormir.

El fuerte ruido finalmente se detuvo después de cuatro horas. La Sra. McLeod fue al médico, por temor a que padeciera tinnitus: “zumbidos” en los oídos u otros ruidos en la cabeza ante la ausencia de cualquier fuente de ruido externo.


Pero cuando una enfermera del distrito le jeringó la oreja, salió una polilla muerta de dos pulgadas. Hablando desde su casa en Bilston, la Sra. McLeod señaló: “Estaba en mi cama dormitando y sentí un revoloteo en mi oído, fue un shock.

“Salté de la cama y le pedí a mi esposo que me mirara, pero no pudo ver nada. Fue solo un sonido horrible, un terrible revoloteo, pensé que había reventado un vaso sanguíneo porque podía sentir como si saliera sangre.

Fue una pesadilla. Fui al médico, estaba absolutamente petrificado por lo que podría haber pasado”.

La Sra. McLeod visitó a su médico de cabecera en Roslin, quien pensó que su oído estaba bloqueado por cera, y le dio un poco de aceite de almendras. Cuando regresó cuatro días después para que le jeringaran la oreja, el insecto no deseado fue sacado.


La enfermera de práctica Carol Hunter de Roslin Surgery comentó que nunca había visto algo así.

“La señora McLeod pensó que tenía tinnitus, pero cuando le aplicamos una jeringa en la oreja, fuera de la máquina y dentro del agua, apareció una gran polilla que medía de una a dos pulgadas”, añadió.

“Fue una gran sorpresa, pensé: ‘Dios mío, mira eso. Fue realmente horrible y una experiencia desagradable para ella. Desde luego, no hemos tenido a nadie aquí con insectos en los oídos antes”.

La Sra. McLeod expresó  que estaba “horrorizada” cuando salió el insecto, porque está aterrorizada de los bichos raros. Ella cree que la polilla voló a través de la ventana de la habitación de la pareja y ahora ha colocado cortinas de red para desalentar a los visitantes no deseados.

Su marido, Graham, de 57 años, músico, dijo: “Simplemente no podíamos creerlo cuando descubrimos que era una polilla. Afortunadamente, las cortinas de red evitarán más bestias pequeñas”.


Gordon Spires, del Mundo de Mariposas e Insectos de Edimburgo, cerca de Dalkeith, Midlothian, comentó que nunca antes había oído hablar de una situación igual. “La única explicación que podría pensar de algo como esto es si se tratara de una polilla de cera. Se sabe que se han sentido atraídos por las colonias de abejas melíferas, añadió.

“O, por supuesto, puede haber sido un caso fortuito en el que una polilla se perdió y encontró un lugar conveniente donde meterse, realmente no lo sabemos. De cualquier forma, las polillas son criaturas perfectamente inofensivas y la gente no debería tenerles miedo”, concluyó.

Vía Mail online: http://www.dailymail.co.uk