Mejoras auditivas significativas entre niños con implantes de tronco cerebral

Una investigación realizada en la India ha hallado que el implante de tronco cerebral (o ABI, por sus siglas en inglés) conlleva una mejora significativa del desarrollo auditivo y se puede colocar y usar de forma segura en el caso de niños sin neurofibromatosis tipo II (NF2) pero con contraindicaciones para la colocación de implantes cocleares.

El estudio tenía como objetivo evaluar la seguridad y el rendimiento comunicativo de los implantes ABI entre la población infantil que no presenta NF2 pero para la que no es posible realizar una implantación coclear.

Información sobre el ABI

El ABI es un tipo de implante auditivo pensado principalmente para personas que carecen de nervio auditivo o lo tienen lesionado de forma permanente.

Aunque se desarrollaron en un primer momento para adultos diagnosticados con neurofibromatosis tipo 2, lo cierto es que el ABI se puede emplear en el caso de adultos y niños cuyo nervio auditivo u oído interno no funciona por cualquier razón.

Información sobre el estudio

En el estudio participaron 10 niños de entre 18 meses y 18 años de edad (media de 3,5 años) al comienzo de la investigación.

El rendimiento comunicativo se evaluó mediante una batería de pruebas realizadas en 7 intervalos: preoperatoriamente (1 mes antes de la colocación del ABI), en el primer ajuste (entre 4 y 6 meses después de la colocación) y a los 3, 6, 12, 18 y 24 meses después del primer ajuste.

El estudio, «Auditory brainstem implantation (ABI) in children without neurofibromatosis type II (NF2): communication performance and safety after 24 months of use» (Implante de tronco cerebral o ABI en niños sin neurofibromatosis tipo II o NF2: rendimiento comunicativo y seguridad tras 24 meses de uso), se publicó en la revista Cochlear Implants International.

Fuente: Audioprotesista.org